lunes, 19 de septiembre de 2011

La Guerra Civil en Castuera. Jornadas de historia. 17 de septiembre de 2011



Cartel de las Jornadas

Hace tiempo me comprometí a no volver a las andadas. Leer (o discutir) sobre la represión durante y después de nuestra guerra, calibrar el número (y "calidad" de los) muertos, o analizar las sobradas razones argüidas por los "seguidores" de los defensores de cualquiera de los bandos para justificar sus fechorías me provocaban tal ansiedad que decidí, por puro y sano egoismo, abandonar lecturas y rehusar polémicas.



El historiador Ángel David Martín Rubio,
uno de los organizadores, no pudo
asistir por asuntos familiares graves. Desde aquí
le enviamos nuestro recuerdo
Hasta que un buen día me topé con un artículo de Ángel David Martín Rubio sobre el tren de Quintillo, del que jamás había oido hablar. Debo aclarar que desconocía casi absolutamente la biografía de Ángel David. Sabía que era sacerdote y autor de, entre muchos otros, Paz, piedad, perdón... y verdad, uno de los libros más valientes de los últimos años... Poco después, Manuel Barragán volvió a colgar en su blog la convocatoria de la Jornada de historia que iba a tener lugar en Castuera (Badajoz) sobre "Política y propaganda en la retaguardia republicana. Extremadura, 1936-1939", organizada precisamene por AD Martín Rubio, el Foro Historia en Libertad y el Colectivo Guadarrama. Todo esto ocurría la semana anterior al puente madrileño de la Melonera.

¿A qué estaba esperando? Era como una llamada a la inmersión: tenía que acudir para renegar ya de todo aquello con pleno conocimiento de causa o dedicarle una atención más seria o científica, o.... Así que sacrificamos esos tres días festivos y nos fuimos los cinco al Zújar el viernes 16.

Y no me arrepiento.



Luis Vicente Pelegrí nos describió el ambiente
de las primeras horas de la toma de
Castuera por los milicianos
el 25 de julio de 1936

En resumen. Comenzó la Jornada en las puertas del cementerio de Castuera, más cerca de las 12h. que de las 11h. previstas inicialmente, de la mano de Luis Vicente Pelegrí. De forma magistral nos narró, casi recreó, la toma de la población por los milicianos llegados en tren las primeras horas del 25 de julio de 1936 y nos mostró los muy escasos restos que todavía se pueden ver de aquellos hechos en el camposanto, que enseguida quedó en primera linea del frente. En todo momento estuvimos acompañados, o más bien vigilados, por dos fotógrafos-arqueólogos de la memoria histórica oficial que bien podían haber sido figurantes en cualquier manifa del movimiento 15-M, a tenor de su uniformidad. Esta pareja desapareció en el momento en que se dedicaba un recuerdo y una oración a los caídos durante la guerra, y no volvimos a ver sus rastas en todo el día.


A continuación, nos dirigimos al centro del pueblo, a la Plaza de España; visitamos el Casino, entonces palacio de Ayala, donde los 30 jóvenes falangistas que defendieron Castuera una vez desguarnecida la población del destacamento de la Guardia Civil (que tomó el tren, camino de Villanueva, minutos antes de llegar las milicias), fueron copados y capturados (serían fusilados esa misma tarde); nos acercamos a la casa donde Miguel Hernández, en su breve estancia en la localidad, se encargaba de la revista Frente Extremeño...




Javier Esparza disertó sobre las raíces de la
represión
en la España frentepopulista


Hacia el mediodía, en los locales del restaurante "El Paraíso", José Javier Esparza pronunció una conferencia en la que desgranó los fundamentos de la represión llevada a cabo en la retaguardia republicana, desenmascarando el tan manido carácter de espontaneidad y descontrol que le ha adjudicado la historiografía al uso los últimos 30 años.



Fortín construído por los nacionales en el
Puerto Mejoral, en las proximidades de Benquerencia.
En la sierra que se ve
al fondo, se encuentran nunerosos restos

Después de comer, Rafael Moreno hizo una interesante presentación de la arqueología de los restos de la Guerra Civil, y ya con Carmen y los niños, visitamos algunos de los que se encuentran en los alrededores de Castuera

Vimos uno de los que se encuentran en Puerto Mejoral, un refugio dentro del complejo del aeródromo que instaló la aviación republicana en la misma zona y, por último, otro fortín republicano de la "posición Miraflores"

Es de admirar el buen estado de conservación que presentan, cuando, en el mejor de los casos, solo se ha hecho un someroi nventario de los mismos.







Entrada del refugio excavado en el aeródromo
de Benquerencia




A los pies de Benquerencia, en una llanura a propósito,
se construyó un aeródromo del que solo se conserva
el refugio y la casa de mando, edificación anterior a la guerra








Casi de noche, uno se pregunta cómo transcurriría
un día cualquiera en la vida de los soldados
que defendían esta línea de la posición Miraflores 

El resto que más me llamó la atención fue el que nos describieron LV Pelegrí y Rafael Moreno a última hora de la tarde y que, si no recuerdo mal, se conoce como "posición Miraflores". A unos 3 Km. de Castuera, en la carrtera que conduce a Puebla de Alcocer y al Zújar, se encuetran tres fortines con su correspondiente trinchera, que levantaron los ingenieros del ejército republicano. Digo que me llamó la atención porque hemos pasado por delante de esa línea de defensa miles de veces y jamás nos habríamos imaginado que esa carretera cruzaba un frente de batalla más o menos activo hasta el final de la guerra. Por otro lado, el nombre que recibe, Miraflores, tratándose de un paisaje prácticamente lunar y desolado resulta, en el mejor de los casos, chocante.






Nuestro hijo Alejandro encaramándose a un fortín
de Puerto Mejoral





¿Dónde demonios estarían las flores?
Aunque lo yermo del paisaje estival se convierte en
invierno y primavera en un escenario de lo más british.
Confieso que me gustan las dos modalidades


Aunque apenas se habló de política y propaganda, como rezaba el título de la reunión, resultó ser una jornada bastante enriquecedora por la calidad de las aportaciones. En cierto modo, ha servido para reconciliarme con el asunto y despertar en mí un interés por la arqueología de la guerra hasta ahora inédito. Espero, y deseo, que esta sea la primera de unas jornadas que puedan celebrarse con regularidad y total normalidad.




Nuestra hija Sara, ajena al drama que se desarrolló
bajo sus pies durante la guerra, posa en lo alto de un fortín

P.S. El "reportaje fotográfico" se lo debemos a nuestra hija mayor, Itziar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Nacho:

Me ha gustado mucho la crónica, pero se te ha deslizado un pequeño error, los fortines de Miraflores son nacionales.

Un cordial saludo:

Rafa

A. Manuel Barragán-Lancharro dijo...

No sé si te comentaron que en el mes de agosto, y en el contexto de un pleno ordinario, el PSOE local presentó una moción en la que decían que no querían que se celebrara esta jornada. Era una moción preventiva (nuevo concepto jurídico) para evitar que prevalecera la libertad de reunión y de expresión que reconoce la Constitición (menos mal).
Pero lo importante es que se ha celebrado y que ha servido para dar a conocer una parte de la historia.
Lástima que no haya podido asistir.
Saludos

Anónimo dijo...

¿Y no fuistes donde estaba ubicado el campo de concentración más famoso en terreno rebelde?
Allí si que murió gente inocente

Anónimo dijo...

Gracias por las fotos de los niños, transmiten esperanza.

MOISES DOMINGUEZ NUÑEZ dijo...

A mi tambien me invitó Angel David y por motivos profesionales y personales no pude ir. Cartagena esta algo lejos y el pequeño zar ....En fin, me poneis los dientes largos .

Por cierto muy bien desarrollado y comentado la jornada .Da gusto leerlo .Enhorabuena y a ver si el año que viene podemos asistir .

En cuanto a esos talibanes irredentistas ni caso son saben ladrar.

Saludos cordiales.

Nacho Díaz-Delgado Peñas dijo...

Enhorabuena a Antonio Manuel y a ti, que esta tarde "vais a arrasar" en Trujillo. Un abrazo

Marina Escobar dijo...

¡Qué envidia me ha dado leer tu artículo! Como sabes, me apasiona el tema de la Guerra Civil y me hubiera encantado escuchar a Martín Rubio y a Esparza, he leído varios de sus libros sobre la represión....Creo que han aportado mucho en ese campo, además no entran a juzgar cuál de las dos represiones fue "peor"..Para los de la memoria (parcial) de la Historia, Represión, así, con mayúsculas, solo hubo una..

P.D Los niños están monísimos...